Març 2010 - Sentència sobre l’ús de planes web P2P amb intercanvi d’arxius

  

                        Tot seguit es transcriu una recent sentència dictada pel Jutjat Mercantil núm. 7 de Barcelona, en relació a l’ús de planes web P2P, amb intercanvi d’arxius.

                         Les diverses sentències dictades a l’estat espanyol en un sentit similar fan necessària una regulació acurada d’aquestes pràctiques que, sense limitar la llibertat d’expressió ni de comunicació, protegeixin els drets de propietat intelectual.

  

El sistema de enlaces desarrollado en la página no supone distribución, ni reproducción ni comunicación pública de contenidos por lo que su actividad es meramente orientativa y no vulnera derecho alguno \ Es imposible en el marco de redes P2P analizar y decidir sobre la legalidad de la fuente y la legislación exige que la copia privada se haga a partir de las obras a las que se accede legalmente \ La actividad de la página enjuiciada es la de mero intercambio de archivos entre particulares sin ánimo de lucro directo o indirecto.

 

PRIMERO.- La parte demandante Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) fundamenta sus peticiones en la infracción de los derechos De explotación del Art. 17 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, de reproducción del Art. 18 y de comunicación pública del art. 20.2 en su modalidad de puesta a disposición. Esta infracción se habría producido en la actividad llevada a cabo por el demandado a través del sitio web "elrincondejesus" de su titularidad. En esta página web, se ofrecen, al menos desde octubre de 2007, de forma gratuita y sin limitación o restricción alguna, contenidos de obras musicales que pertenecen al repertorio de la SGAE. En dicha página web y a través de un menú o con imágenes de las obras, se puede acceder a archivos de películas, documentales, música, series de televisión, entre otros. Desde esta página web, una vez seleccionado el archivo que se desea descargar, bien directamente o bien redireccionando a otra web de modo automático se procede a la descarga de la obra seleccionada.

 

La parte demandada alega, es síntesis, que en la citada página web de la que es titular únicamente existen enlaces a la red P2P aDonkey2000 que utiliza el programa eMule, sin que en dicha página existan almacenadas obras protegidas por derechos de propiedad intelectual; que existen enlaces a multitud de archivos y no solo de obras cuyos derechos son gestionados por la SGAE, quien debe identificar los enlaces a sus obras musicales; que no obtiene ingreso alguno procedente de la referida web; que el proveedor de Internet REDCORUNA no es parte del proceso; que el demandado únicamente hace publicidad de los enlaces en su página web y enlaza a las citadas redes lo cual no es reproducción, ni comunicación pública de obras protegidas; que resulta de aplicación le Ley de Sociedades y del Servicio de Información.

 

El sistema de enlaces o links que se ha descrito, desarollado por el demandado es este caso, no supona ni distribución, ni reproducción, ni comunicación pública. Dicho de otra forma, enlazar en la web de la manera que lo hace elrincondejesus.com no supone distribuir, ni reproducir, ni comunicar públicamente obras protegidas. La conducta desarrollada por el demandado es la de crear un índice que favorece y orienta a los usuarios para acceder a las redes de intercambio de archivos P2P mediante el sistema de menús, carteles o portadas con títulos de películas u obras musicales. Pero, en el sistema de protección regulado por la Ley de Propiedad Intelectual, adaptado a la normativa comunitaria, no se contiene previsión alguna que prohíba favorecer, permitir u orientar a los usuarios de la red de Internet que acceden a esta página, la búsqueda de obras que luego van a ser objeto de intercambio a través de las redes P2P. En un sentido amplio, el sistema de enlaces constituye la base misma de Internet y multitud de páginas y buscadores (como Google) permiten técnicamente hacer aquello que precisamente se pretende prohibir en este procedimiento, que es enlazar a las llamadas P2P. Google no ofrece la visualización de las carteleras o portadas, como hace el demandado y ese plus de conducta del demandado es que la que se pretende prohibir. Pero en nuestro derecho no esta prohibido favorecer, orientar o ayudar mediantes enlaces, en la búsqueda de archivos que contengan obras protegidas para lograr su posterior descarga a través de las llamadas redes P2P.

 

Además, hay que tener en cuenta, por otra parte, la imposibilidad en el actual marco legislativo, de que en un procedimiento civil y en la tutela de los derechos de autor, pudiera llegar a identificarse a los particulares o usuarios de estas redes a través de las empresas suministradoras del servicio y dela dirección IP, para poder luego averiguar que obras o archivos son descargados, cual es su procedencia o su utilización y como se realiza la descarga por cada usuario en concreto.

 

Asimismo, respecto del límite de la copia privada es preciso añadir que el art.31.2 en su redacción vigente que trae causa de la Directiva Socidad de la información exige que la copia privada se haga a partir de obras a las que haya accedido legalmente, poniendo así el acento en la nota de licitud o legalidad del acceso y no en la licitud o legalidad de la fuente. En el marco de las redes P2P, resulta dudoso y complejo el examen en cada caso de la legalidad de la fuente. Pero esto no es la exigencia de la Ley de Propiedad intelectual, que habla de legalidad de acceso y no de la fuente, de tal manera que la mayoría de los usuarios de estas redes acceden legalmente a la obra, por cuanto han celebrado un contrato lícito y válido a cambio de un precio con un prestador de servicios de la red. La copia de la obra una vez descargada mediante el sistema de intercambio queda guardada en el disco duro del ordenador o bien es grabada en un CD, DVD regrabable o en un disco duro portátil. Y es preciso recordar en este punto, que precisamente por ser elementos susceptibles de recibir copias privadas de obras protegidas por propiedad inteluctual, todos estos instrumentos y aparatos están gravados por el correspondiente canon o compensación equitativa a que se refiere el art. 25 de la Ley de Propiedad Intelectual y que redunda en beneficio de la aquí actora y en general de los titulares de los derechos de explotación de la obra.

 

En definitiva, no hay que olvidar que se trata de un mero intercambio de archivos entre particulares, sin ánimo de lucro directo o indirecto (pues difícilmente puede establecerse una necesaria relación de causalidad entre descarga y ausencia de compra de la obra) a través de un medio como es la res de Internet, que a diferencia de obras tecnológicas obsoletas (intercambia o copia de casette a casette), se ha tornado masivo y de ámbito mundial, como también la distribución, por el mismo medio, publicidad, acceso y comunicación autorizada de obras por sus autores y gestores con los corerspondientes beneficios económicos y de difusión cultural.

 

 

Juzgado de lo Mercantil nº. 7 de Barcelona, Procedimiento ordinario nº. 67/2010, de 9 de marzo, Magistrado D. Raul García Orejudo.